Anton Chigurh: la crueldad del azar


junio 10, 2013

Anton Chugurh es una figura inquietante. Su extraño peinado, mirada carente de expresión y su exótica selección de arma son el primer indicio de un personaje que encaja a la perfección en el arquetipo de “maldad imparable”. Chigurh es más que el antagonista de Sin lugar Para los Débiles, es una fuerza de la naturaleza.

Javier Bardem interpreta al asesino creado por Cormac McCarthy y adaptado de su novela hacia la pantalla grande por los hermanos Cohen en la película homónima: No Country for Old Men, logrando una actuación que le valió un premio Oscar, un Golden Globe y un BAFTA. Y no hay duda de que los premios son merecidos, Bardem logra estremecer a la audiencia con un personaje que bien podría haber sido el protagonista de un slasher pero que encaja a la perfección en este western moderno.
NO COUNTRY FOR OLD MEN

Chigurh es un ser implacable que suele ofrecerle a sus víctimas la posibilidad de elegir su destino en un lanzamiento de moneda y es en este gesto donde encontramos la verdadera naturaleza del individuo: es la crueldad del azar, encontrarse con Anton Chigurh es morir a menos que un golpe de suerte lo evite.

La escena que mejor retrata esta inevitabilidad es la de la estación de gasolina, en ella Chigurh enfrenta a un dependiente que ignora quien es su interlocutor, pero que lentamente empieza a adivinar que esta frente a un depredador. Para este momento en la película los hermanos Cohen ya nos han contado quien es el asesino, nos han mostrado su implacable forma de matar, su falta de remordimiento, su casi sobrenatural capacidad de seguir el rastro de su presa. La tensión aumenta lentamente a medida que Bardem le explica al anciano vagamente lo que esta en juego en el lanzamiento de moneda que con furia contenida le exige jugar. Nosotros sabemos lo que esta en juego pero entramos en la misma negación que el viejo que intenta evitar el juego. Pero es inútil huir del juego, su suerte ya fue lanzada y su vida yace bajo la mano del asesino.

Anton Chigurh es una fuerza imparable, resiste cada arremetida de sus enemigos y sale relativamente impune tras haber matado a casi cada personaje que se puso en su camino, todo ello conservando esa misma expresión pétrea que tenía mientras estrangulaba a un shérif con sus propias esposas.

Comentarios