Cantinflas


enero 26, 2015

Cuando supe que hoy día habría una película de Cantinflas recordé instantáneamente cuando era pequeño a mi papá viendo en la televisión alguna de las películas de Cantinflas (¡y es que son más de 50!), recuerdo como decía que ya no se hacia humor como ese, y las risas se trasmitían a toda la familia. Es un gran recuerdo que estoy seguro comparto con la generación de los 70’s y 80’s como la mía, lo que le puso inmediatamente una expectativa enorme con la esperanza de que no me defraudaran a mi, ni a mis papás, ¿y porque no?, a mi generación.

Lo segundo que supe desde que se confirmó el proyecto y luego cuando salió el trailer fue que era una película que, si Dios quería -y menos mal quizo-, vería con mi papá. Así fue.

Durante el rodaje las risas no se hicieron esperar, mezcladas con un inesperado drama que le dio un sólido trasfondo de realismo perfecto para un humor maduro. Miré de reojo a mis familiares a ver que expresión tenían, y no me decepcioné.

Cuando se terminó el público aplaudió, y cuando prendieron las luces vi como la mayoría de asistentes eran familias, presumiblemente padres de al rededor sesenta años con sus hijos de treinta, y no se me va a olvidar cuando mis papás me dijeron ‘gracias’, no tanto por la invitación sino porque el film cumplió con mi mayor expectativa: Que le gustara a mi papá tanto como le gusta ver una película en el televisor y que dijera: “esta es una película de Cantinflas”.

La calificación de mi papá, cuando le pregunté que le había parecido, fue de 9/10, y que no era 10 porque obviamente Cantinflas no era Cantinflas… o mejor dicho Cantinflas no era Mario Moreno.

cantiflas-antes-y-despues

Y es que la actuación es simplemente genial, Óscar Jaenada interpreta de manera espectacular el personaje, emulando casi a la perfección cada detalle de la personalidad: los gestos, las frases, lo que se conoce como el ‘cantinfleo1 todo esto a pesar de que el tipo es español y no mexicano. Esto produjo muchas críticas (sobre todo por los mexicanos) que a mi parecer fueron infundados después de ver el trailer.

Ahora bien, luego de ponerme nostálgico entremos en materia:

Dirigida por Sebastian del Amo, y protagonizada por Óscar Jaenada (Cantinflas), Michael Imperioli (Michael Todd) y Luis Gerardo Mendez (Estanislao Chilinsky), es, como ya he dicho, una película altamente recomendable para ver en familia, y si no, pues todavía tenemos un relato de la vida de Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, más conocido como Mario Moreno, y de como nació el mítico personaje de Cantinflas; de su vida personal, laboral, y de las distintas actividades y pericias más llamativas que realizó en su vida.

El trama se desarrolla en dos tiempos y en un paralelismo entre el joven soñador Mario Moreno y el ambicioso Michael Todd que quiere lograr hacer una super producción, algo nunca antes visto, para lo que pretende realizar la película Around The World in 80 days (1956) inspirada en la novela de Julio Verne del mismo nombre, para lo que va reclutando, ambiciosamente a personalidades de Hollywood y apropósito de la universalidad de dicho filme, piensa enrolar a Mario Moreno como el actor mexicano para el cameo, mientras va encontrando diversos obstáculos que casi impiden la cancelación del proyecto.

cantinflas & david niven - around the world in 80 days 1956

La actuación de Michael Imperiolime produjo muchas dudas, ya que no proyectaba la credibilidad que se suponía tenía el personaje, algo grave pues es uno de los protagonistas de esta entrega, no obstante se logra el objetivo con un poco de esfuerzo, sobretodo cuando se encuentran las historias que se van desarrollando.

Para entonarse definitivamente con la película hay que entender quien era Cantinflas.

El no sólo era un comediante más, -aunque para muchos pareciera sólo eso-, representó a varias generaciones, y en sus películas entre chiste y chanza se pueden encontrar enseñanzas sobre la vida, sobre situaciones que la mayoría de las personas comparte. Era particularmente adepto a ofuscar la conversación cuando le debía dinero a alguien, al cortejar señoritas o al tratar de salir de problemas con las autoridades, arreglándoselas para humillarlas sin que se dieran cuenta. (Wikipedia). El mejor ejemplo que recuerdo, es el discurso realizado en Su Excelencia (1967), del cual me permito citar un fragmento:

…Y qué fácil sería, señores, lograr ese mundo mejor en que todos los hombres blancos, negros, amarillos y cobrizos, ricos y pobres pudiésemos vivir como hermanos. Si no fuéramos tan ciegos, tan obcecados, tan orgullosos, si tan sólo rigiéramos nuestras vidas por las sublimes palabras que hace dos mil años dijo aquel humilde carpintero de Galilea, sencillo, descalzo, sin frac ni condecoraciones: “Amaos… amaos los unos a los otros”, pero desgraciadamente ustedes entendieron mal, confundieron los términos, ¿y qué es lo que han hecho?, ¿qué es lo que hacen?: “Armaos los unos contra los otros.

1 Como dato curioso, fue tan profundo el impacto de Cantinflas, que en el diccionario de la Real Academia se encuentra el término “cantinflear” (Hablar de forma disparatada e incongruente y sin decir nada).

En conclusión:

Recomendada para ver en familia, maneja un equilibrio entre el humor, drama y los recuentos de la vida. Diría que está orientada a el público mayor, lo cual me parece muy acertado teniendo en cuenta que la mayoría del cine comercial va dirigido al público infantil y adolescente.

De forma complementaria, la película sirve para traer en contexto a Mario Moreno – Cantinflas, sobre su vida y experiencias, como un relato biográfico, justamente, en el ámbito del séptimo arte.

Aunque la película se estrenó en octubre del año pasado en Colombia, ya puede conseguirse en dvd y blu-ray, así como en medios digitales. La película estrenó exitosamente en Bolivia, Ecuador, Colombia, Chile y todavía tiene pendientes los estrenos en Brasil, Uruguay, Argentina, Peru, Venezuela y España. (Wikipedia)

Comentarios