El cine en el bus


julio 18, 2013

Para los fieros viajantes de bus de carretera, (Léase acá Copetrán, Berlinas, Flota Magdalena, Libertadores, Rápido Tolima, Flota La Macarena, etc) siempre habrá algo disfuncional que nos acompañe a parte de las achiras, eljugo Tuti Fruti, el olor a bus que marea más que las curvas y el baño imposible de apuntar. Son las películas en el bus.

Este sub genero cinematográfico, atado al gusto de cada conductor, puede ir fácilmente desde películas de acción, mexicanas, cristianas o la ultima descachada que vi en youtube, el porno.

Son imposibles de no ver, ya que un televisor de 12 pulgadas de bus alumbra más que los ovnis de Steven Spielberg en “Encuentros cercanos del tercer tipo”. Al menos que se tenga el sueño pesado o tome mareol y caiga roncando en la incomoda silla de estos Cinemas Paraisos de cuatro ruedas, algo que nunca he podido. Así que fácilmente puedo terminar viendo toda la sugerida película del señor conductor, si la auto calibración del dvd no me aburre con cada curva.

No recuerdo la primera que he visto, pero hablare de una que no he podido olvidar:

Jalisco nunca pierde

Cuando no salía de las tiendas de alquiler de películas de niño y me pasaba leyendo las reseñas de las cajas vacías de los vhs siempre me llamo la atención la cantidad de películas de Vicente Fernández. Se sorprenderían la devoción y popularidad que siempre ha tenido Colombia por este cantante, sobre pasa por mucho, artistas como U2 ó Madona, solamente ahí que ver la cantidad de veces que el señor ha venido a despedirse en la segunda patria de este mexicano.

Obviamente entre tanto miles de fanáticos tenia que tener uno conduciendo mi bus a Bucaramanga. Y aunque me había prometido ver todo tipo de películas en mi vida, confieso que era mi primera vez con “Chente”.

Jalisco nunca pierde, es la típica telenovela mexicana pero “pa’ machos”. El pobre Pancho que se enamora de la hija de un millonario y un ricachón, que también esta pretendiendo a la damisela. El humilde campesino por medio de ganas y de humildad logra ganarse el corazón del suegro, que como buen millonario detesta a los pobres y el de su amada, que se nota que le encanta el bigote que mas de un hipster envidiaría.

No les contare el final, aunque sin ser tan obvios el chico se queda con la chica y el malo es arrastrado por un caballo por el pueblo, lo normal.

Hago una pausa para decir que siempre he pensado que todas, absolutamente todas las películas siempre tengo que rescatarles algo bueno,obviamente en las obras maestras es mas fácil, en estas toca esforzarse un poco más.

Es fácil descubrir que este genero es lo más cercano que tenemos en latinoamérica al musical gringo, solamente que no bailan de un momento a otro; el albañil, el campesino o el matón monta su caballo, llega a una cantina y sale una sorpresiva e increíble voz sin que nadie a su alrededor se asombre. Seria ridículo en la realidad pero lo esta haciendo Vicente Fernández, que ha metido en nuestra cultura más de un hit que conocemos. Y no nos digamos mentiras, quien no se sabe que es lo que sigue después del estribillo “Pero sigo siendo el…”. Esto es solo el indicador que en nuestra sangre andan unos glóbulos con mostacho que se saben la letra del señor del caballo blanco (hablo de Vicente y no de Gandalf el blanco).

Y lo popular nunca ha sido enemigo del arte, obviamente no me refiero a las sobreactuaciones, empezando por los jamelgos, ni a las historias simplonas de amor ó las baratas entradas de las canciones en medio de la película, hablo de un todo que es tan popular como ninguno. No tenemos que guiarnos por la pulcritud ni las historias sin sentido, acordémonos de que se inspiraron Robert Rodríguez y Quentin Tarantino para sus películas, si no salen de esa cantidad de historias carentes de técnica purista de los 70’s y 80’s, con absoluta seguridad alguien tratara de imitar la fotografía de esta película hoy en día y se ganaría más de un fan. Y solo hay que hacer una parodia como “La casa de mi padre”, para ganar millones de dólares. Al final puede que el gusto por estas películas explique mucho de lo que somos.

La película quitándole la obviedad, no es tan mala como yo pensaba. Los puristas se rasgaran las vestiduras solamente viendo el poster, pero al final creo que te deja con un buen sabor de boca, un sabor a tequila.

 

PELICULA COMPLETA:

http://www.youtube.com/watch?v=fx_Gi2p76Co

Comentarios