Elysium


octubre 7, 2013

El director de Distrito 9, Neill Blomkamp nos lleva de nuevo a un futuro depresivamente realista para contarnos una historia que ha sido narrada mil veces pero en un estilo que contrasta con el de los blockbusters contemporáneos y nos remite a clásicos de los ochentas como Mad Max y Robocop. Elysium no es una película original, ni una obra maestra, pero ciertamente es divertida.

elysium-the-station

Elysium nos cuenta la historia de Max Da Costa (Matt Damon), un hombre que ha crecido en una sociedad distópica en la que los recursos mundiales se han agotado y la humanidad se ha dividido entre la clase trabajadora que se ha quedado en un planeta tierra desértico y los ricos que han migrado a una estación espacial llamada Elysium en la que gozan de todo tipo de privilegios entre los que destaca la tecnología para curar todo tipo de enfermedad y aumentar la longevidad.

Como ya vimos en Distrito 9 (District 9, 2009) Neil Blomkam tiene la capacidad de crear mundos verosímiles, llenos de detalles cuidados al máximo (por ejemplo el hecho de que todos hablen una mezcla de inglés y español en Los Ángeles del futuro) y de esta forma logra la tensión extra de hacerle creer al expectador  que esa es una realidad posible.

foto-elysium-3-113

Debido a que los servicios de salud no están disponibles para toda la población, grupos de personas son introducidas ilegalmente a Elysium con la intención de usar por unos segundos las unidades médicas de los privilegiados. Esta operación es controlada por Spider (Wagner Moura) en una clara analogía al cruce de ilegales en la frontera mexicana. Pero esta no es la única analogía a través de la película, Blomkamp vivió el apartheid en Sudáfrica y la huella que dejó esto en su vida se nota en toda la película, por ejemplo, los villanos principales hablan con acento sudafricano (en la versión sin doblar, por supuesto).

Tras sufrir un accidente laboral que pone en riesgo su vida, Max decide llegar hasta las últimas consecuencias por un minuto en una de las unidades médicas de Elysium, esto lo lleva a aceptar una misión de Spider: atacar a John Carlyle (William Fichtner) un poderoso empresario, con la intención de robarle todo tipo de información alojada en su cerebro. Con la ayuda de su amigo Julio (Diego Luna) Max logra su objetivo pero en el camino se apodera además de la herramienta que podría cambiar para siempre el futuro de la sociedad.

 Julio: Are you nervous?

Max Da Costa: No.

Julio: No?

Max Da Costa: Me estoy cagando de miedo.

El encargado de cazar a Max tras cometer el robo, es Kruger (Sharlto Copley) cuyo comportamiento sociópata, casi salvaje, lo convierte en lo mejor de la película. El actor se transforma en un ser voluble e impredecible. Un ejemplo de esto ocurre en una escena en la cual Kruger se acerca a Frey (Alice Braga), una de las amigas de infancia de Max y a su hija, y tras mirar a la niña dice: “No creo en cometer actos de violencia en frente de niños. Cierra los ojos pequeña”.

Alice Braga;Sharlto Copley

Los efectos especiales son de primera categoría, de la misma forma que en Distrito 9, aquí es difícil distinguir que es real y que es generado por computadora. La fotografía es hermosa, logrando ese aire de realismo casi documental que ya es marca del director. Las secuencias de acción en cambio son rápidas y erráticas al punto de que es difícil entender lo que está ocurriendo en la pantalla. La película tampoco se esfuerza por llenar el guión de lógica y uno al final termina preguntarse si la solución del último acto es de hecho una solución o un problema más.

En Conclusión

Elysium es una película para amantes de la ficción, con toques de lo mejor de David Cronenberg que cuenta una historia que se ha visto mil veces de una forma que no es lo suficientemente fresca. Es una película de acción correctamente escrita, con buenas actuaciones y una dirección de gran calidad. Por desgracia es una película que los va a mantener entretenidos durante los 109 minutos que dura pero que olvidarán en una semana.

elysium-image04

Comentarios