Godzilla


Mayo 20, 2014

En un intento por dejar atrás el desastre que fue la versión de Roland Emmerich de Godzilla (1998), el director Gareth Edwards (Monsters, 2010) ha creado una película enfocada en las víctimas en vez de la criatura, una cinta más cercana a películas de desastre que a las de monstruos y con este enfoque en mente logra una obra que le es fiel a las originales japonesas y que por lo tanto resulta fundamentalmente aburrida.

Godzilla nos cuenta la historia de la familia Brody, encabezada por el siempre fantástico Bryan Cranston como Joe Brody, quien en un accidente pierde a su esposa Sandra (Juliette Binoche) arrojándolo en un ciclo de remordimiento y depresión que raya con la obsesión cuando intenta racionalizar la tragedia que destruyó su familia. En ese proceso Joe abandona a su hijo Ford (Aaron Taylor-Johnson) quien 15 años después se convertirá en un especialista en desarme de bombas en el ejército y en nuestro protagonista.

godzillabryanaaron1

Lo primero que hay que anotar acerca de Godzilla es que se trata de las personas tanto (o quizá mas) que del monstruo, quienes disfrutaron de Titanes del Pacífico (Pacific Rim. 2012) no van a encontrar aquí las épicas batallas de monstruos gigantes sino un drama familiar que se siente honesto y ayuda a darle a la película un tono realista. Muchas veces puede uno olvidar que está viendo una película sobre una criatura de 100 metros de altura y sentir que está ante la narración de una tragedia natural.

Y aunque esos momentos humanos son los que le dan carisma a la película, también son los que la frenan. Algunas sub-tramas hacen que la historia pierda inercia y logran aburrir.

Sin revelar mucho de la trama hay que decir que Godzilla no es el único kaiju en la película lo cual funciona como motivación para el monstruo protagonista y da pie para las increíbles escenas de acción del tercer acto dónde veremos por fin a un Godzilla luchando, devastando y rugiendo en un glorioso CGI que representa lo mejor que se puede hacer con efectos especiales contemporáneos.

20823568_godzilla_120913_1280

En conclusión

Godzilla logra capturar el espíritu de las producciones japonesas al tiempo que se enfoca (quizá demasiado) en el lado humano de la tragedia que significa tener a una criatura prehistórica gigante rondando por la ciudad y al hacerlo se convierte en una película correcta, espectacular a veces, aunque con un final excesivamente cursi que para mi estuvo a punto de arruinar la experiencia.

Comentarios