Hot Fuzz, un mal segundo acto típico de Edgar Wright


septiembre 2, 2014

Después de una pequeña charla con Daniel Saenz decidí finalmente dedicar algo de tiempo a ver Hot Fuzz.  Para mi una de las películas mas entretenidas del año pasado fue The World´s End.  La vi en una época del año en que no había muchas opciones para ver en casa, y para mi fue una alivio ver algo que me hiciera reír como lo hizo esta película.

Como ya muchos saben, hablo de The World’s End y Hot Fuzz en el mismo contexto por que hacen parte de la misma familia: La trilogía del cornetto de Edgar Wrigth.  La trilogía, compuesta por Shaun of the Dead, Hot Fuzz y The World’s End, sólo tiene un par de cosas que conecta las películas.  Su conexión no es  en cuanto a historia ni personajes, sino que comparten los mismos actores y el mismo director.  También recibe su nombre de una famosa marca de helados en Inglaterra, y que hace su aparición en cada una de las tres películas de una u otra forma.

Hot Fuzz cuenta la historia de Nicholas Angel, un policía modelo en Londres que es trasladado a un pequeño pueblo llamado Sandford. La tasa de crímenes en Sandford es la mas baja de todo el país y ha ganado el premio al mejor pueblo durante varios años seguidos. El cuartel de policía de Sandford es básicamente un chiste y sus integrantes son en su mayoría incompetentes.  Además el compañero de Angel, Danny Butterman, es el hijo del Inspector. Un policía pasado de peso que admira profundamente la clase de policía que es Nicholas.  Poco a poco el protagonista va entendiendo que la vida en un pequeño pueblo es muy diferente a lo que estaba acostumbrado en Londres.  Pero en Sandford hay una serie de asesinatos que la policía toma por accidentes, y solo Nicholas Angel sospecha que todas estas muertes están relacionadas.  No solo cree que estos no son accidentes ordinarios como todo el mundo cree, sino que es la obra de un asesino extremadamente hábil. Esta es una película de esas que son exitosas por donde se les mire.  Siguiendo la linea de Shaun of the Dead, Edgar Wright logra contar una historia completamente diferente, pero aun así muy similar en cuanto a su estilo narrativo.

hot-fuzzhd-sample-03

Para mi estas películas tienen un problema y es su longitud.  Cuando iba por la mitad pensaba en cuanto tiempo le quedaba y lo poco que había pasado.  Pensé que ya se iba a acabar y me di cuenta que sólo había transcurrido hora y media.  Las situaciones graciosas del inicio de la película desaparecen rápidamente y dan paso a otras cosas que dejan de ser entretenidas en cierto punto.  Creo que lo mismo me pasó en Shaun of the Dead, en la que me encontré en un punto distraído y con ganas que la película avanzara a un paso mas ligero.  El problema de esta trilogía es entonces el segundo acto.  Despues de que se presentan los personajes y la situación, hay un punto muerto en la mitad de la película, que luego da lugar al desenlace.  Es este punto muerto el que hace que esta película no se destaque y por consiguiente, la olvidemos rapidamente. Es una lástima, por que el resto de la película es excelente.

La verdad es que es una película bastante recomendada, especialmente por la actuación de Simon Pegg que demuestra que es un actor con un rango bastante amplio.  Hay que ponerle mucho cuidado a los detalles en esta película, esos pequeños “huevos de pascua” que Edgar Wright esconde para aquellos fans que quieren descubrir algo nuevo cada vez que ven la película (como los apellidos de los personajes, por ejemplo).

Comentarios