Jack Torrance. ¡Aquí está Jhonny!


septiembre 1, 2013

El Resplandor es un relato de horror contemporáneo que toca temas como el aislamiento, la violencia intrafamiliar y el alcoholismo creando un huracán de conflictos que desemboca en la locura. En el centro de este remolino está Jack Torrance, el escritor frustrado, ex maestro de escuela que viaja a las montañas en busca de inspiración y en cambio se encuentra con sus más depravados demonios.

20130901-081338 a.m..jpg

Jack es un hombre común, frustrado por la cotidianidad que aplasta su deseo de escritor, acaba de perder su trabajo como profesor por lo que decide tomar un empleo que pocos están dispuestos a aceptar: cuidar el hotel Overlook durante el invierno. Esto implica en cerrarse por varios meses con la única compañía de su esposa Wendy y su hijo Danny.

Lo que empieza como un trabajo sencillo empieza a convertirse en un infierno a medida que Jack empieza a encontrar en el hotel fantasmas del pasado que poco a poco lo empiezan a arrastrar hacia la locura. ¿O son acaso los fantasma producto de la locura ya existente de Jack? El director Stanley Kubrick no nos lo explica, tampoco lo hace Stephen King, escritor de la novela original, y eso es lo que hace especial a la película y al personaje. Hay pistas que nos hacen pensar que ambas posibilidades son correctas y esta ambigüedad es la que le permite a la cinta quedarse en nuestras cabezas días después de que ha corrido el crédito final.

20130901-081313 a.m..jpg

Lo más aterrador sobre Jack Torrance es que es una persona normal, agobiada por la monotonía, la soledad y la frustración que termina convirtiéndose en un monstruo cuando es puesto en el entorno correcto.

La ambientación es perfecta para un relato de este tipo, los protagonistas están aislados lejos de la civilización, incapaces de abandonar su refugio debido al poderoso invierno. Jack por su parte está acompañado de la visión de multitud de personajes que son manifestaciones de sus fracasos, sus deseos no cumplidos y su lado violento, producto de terribles maltratos durante su infancia (como nos cuenta King en el libro original). Las visiones se nos presentan en forma de todo tipo de personajes, desde la anciana de la bañera hasta el amigable barman; cada una presentada como un fantasma aunque Kubrick tiene el cuidado de poner en cada una de estas escenas un espejo a modo de decoración recordándonos que son reflejos de la psiquis trastornada del protagonista.

20130901-081303 a.m..jpg

Estas visitas van sumiendo a Jack cada vez más en un estado de euforia que converge en un frenesí de violencia contra su familia convirtiéndolo en uno de los villanos más memorables de la historia del cine.

¡No voy a hacerte daño! Wendy, querida, luz de mi vida, ¿de qué tienes miedo?. No me has dejado acabar la frase, dije: No voy a hacerte daño, sólo voy a aplastarte los sesos. ¡Aplastaré tus jodidos sesos!
-Jack Torrance

Jack Torrance es interpretado magistralmente por Jack Nicholson en el papel que lo convertiría en ícono. Su sonrisa inquietante y esa mirada que parece atravesar el cráneo se convirtieron en su marca y lo elevaron al estatus de pesadilla. Hay tantas escenas memorables para este personaje que elegir es injusto, pero si hay que mencionar la ya legendaria secuencia en la que destroza la puerta del baño para luego asomar su rostro y gritar ¡Aquí está Jhonny!.

La escena y el personaje se han convertido en sinónimo de esquizofrenia, un recordatorio de la locura que habita en cada uno de nosotros, durmiendo, cubierta por el pesado manto del conformismo pero lista para salir cuando las condiciones sean las precisas. Jack Torrance es un gran villano porque nos recuerda que hay un poco de él en cada uno de nosotros.

20130901-081327 a.m..jpg

Foto: Identical Twins, de Diane Arbus. La foto que inspiro la famosa escena de las gemelas al final del pasillo.

Comentarios