La Gran Aventura Lego


febrero 9, 2014

Cuando se anuncia una película basada en una franquicia de juguetes la reacción más sana debe ser el escepticismo, cintas como Batalla Naval (2012) o Transformers (2007) terminan siendo poco más que vehículos cínicos y descarados para fomentar la venta de merchandising. Ese no es el caso de La Gran Aventura Lego (The Lego Movie) una aventura con corazón.

Debo empezar por confesar que soy un gran fan de la marca Lego y como tal me acerqué a esta película con igual cantidad de expectativa y escepticismo, temiendo que una compañía que ha intentado expandirse a tantos medios como le es posible y adquiriendo tantas franquicias como sus abogados le permiten, hubiera por fin cruzado el límite. Los sets basados en la película y el videojuego que está por salir engrosando la ya larga lista de episodios digitales de Lego parecían confirmarlo. Sin embargo ese no fue el caso, cuando las luces se encendieron tenía la satisfacción típica que queda después de haber visto una buena película.

maxresdefault1

El protagonista es Emmet Brickowoski (Chris Pratt), un ciudadano Lego estándar en una sociedad que celebra a aquellos que no destacan. Una minifigura común y corriente. Un día su vida cambia cuando conoce a Wildstyle (Elizabeth Banks) y a Vitruvius (Morgan Freeman) quienes lo convencen de ser el protagonista de una profecía que salvará al mundo del villano Presidente Negocios (Will Ferrel) a quien solo le interesa que en el mundo reine el status quo.

Hasta aquí la historia parece ser tomada de libro de texto, el hombre común que se enfrenta a un destino más grande que su propia vida, con un interés amoroso, un mentor y un villano. Todo adornado con una buena cantidad de risas. Sin embargo el guión es bastante inteligente y hace uso de el hecho de que estos tropos han sido usados hasta el hartazgo para presentar giros originales y encontrar algunas de las mejores bromas. En general la narrativa  toca temas mucho más profundos y personales logrando un par de actos divertidos y un tercer acto que transforma toda la aventura en un viaje hermoso y hasta nostálgico.

LEGO

Los protagonistas están acompañados por multitud de personajes de muchas franquicias Lego por lo que es común ver en un mismo escenario a una Tortuga Ninja, Abraham Lincoln, Gandalf, la Estatua de la Libertad y a Milhouse Van Houten. Es simplemente fabuloso. Pero el show se lo roba un Batman (Will Arnett)  egocéntrico y obsesionado con lo gótico y oscuro. En el lado de los villanos está El Policía Malo, interpretado por Liam Neeson. Si este batiburrillo de personajes suena caótico no se preocupe, esta mezcla no solo cumple como herramienta para ofrecer buenas chistes, sino que es uno de los puntos principales de la trama.

No quiero describir demasiado para no arruinar el final, pero si quiero decir que La Gran Aventura Lego tiene la misma magia que tuvo Ralph El Demoledor (Wreck-It Ralph, 2012) ó Toy Story (1995), remiten a la nostalgia del juego, a la infancia y a la imaginación.

Y para quienes tuvieron sets de Lego, gustan de la marca o aún coleccionan figuras; la película es un banquete de referencias. Las figuras deportivas con Shaquille O’Neal (que prestó su voz) o el astronauta de los ochentas Benny (Charlie Day) con la rotura en el casco que esta figura suele tener en la vida real tras mucho uso, son solo una parte de la cantidad de personajes puestos allí para los verdaderos fans.

Al salir de la película no solo había reído bastante, sino que sentía un deseo renovado por jugar con mis figuras. Sin duda ha entrado a mi lista de animaciones favoritas.

3c9a18906fc211e3b1f6124be0137d7c_8

En conclusión

La Gran Aventura Lego no es una película que use Lego como medio, no es una historia narrada usando piezas de lego simplemente. Es una historia sobre lo que significa Lego, el primer juguete en el que la imaginación es el ingrediente principal. Es una historia sobre la importancia de no dejar de crear y como tal debería ser relevante para todo aquel que sienta por lo menos un poco de nostalgia por su niñez.

Comentarios