Ocho Apellidos Vascos, una comedia muy española


agosto 6, 2014

Fue al principio de este año que empecé a notar una tendencia en los blogs de cine que frecuento. Todos hablaban de una película española que estaba arrasando con las taquillas, y que parecía imparable a la hora de vender boletos de cine. Solo Godzilla fue capaz de desbancar a esta comedia española que tras nueve semanas liderando la taquilla recaudó mas de 50 millones de euros.  Esta película se llama Ocho Apellidos Vascos.

Después de esperarla mucho tiempo tuve oportunidad de verla, y debo admitir que me sentí un poco decepcionado.  La película en sí no es nada mala.  De hecho es una comedia romántica bastante divertida.  El problema radica en que su objetivo no es llegarle a un público por fuera de España.

Y es que Ocho Apellidos Vascos es una película difícil de entender para alguien que no este familiarizado con España.  En mi caso particular siempre escuché hablar del País Vasco, pero nunca me puse en la tarea de ubicarlo en el mapa, de saber su situación política y sólo para poder escribir estas líneas vine a buscarlo en Wikipedia.

Ocho Apellidos Vascos es para mi el equivalente a las telneovelas de Costeños que transmite el canal RCN en Colombia.  Es como si hicieran una película de un pastuso que se enamora de una paisa, o un costeño con una bogotana.  Estoy dando estos ejemplos por que soy colombiano al igual que este blog, pero la fórmula puede aplicarse a cualquier país del mundo con los mismos resultados.

Clara Lago es Amaia, una mujer vasca que, de visita en un bar de Andalucía conoce a Rafa, interpretado por Dani Rovira. Lo que empieza como una pelea regionalista (Al parecer los vascos odian a los sevillanos), termina como un encuentro de una noche.  Rafa cree que se ha enamorado de Amaia y se toma unos días libres para buscarla en el País Vasco.  Gracias a un mal entendido, el padre de Amaia se entera de que ella se pensaba casar, y para mantener las apariencias, Amaia debe convencer a Rafa de que se haga pasar por su novio Antxón, un vasco con 8 apellidos vascos, para que su padre no sospeche de que su relación anterior se ha terminado hace tiempo.

critica-cine-ocho-apellidos-vascos-L-KYY1Oy

Esta es definitivamente una película difícil de entender.  Si uno ya ha supuesto lo obvio (que los vascos y los sevillanos no se llevan), todavía esta el problema de los acentos. Y no es que mientras Rafa esta en el País Vasco, ellos hablen euskera (esto solo pasa en una escena),  sino que se trata de dos acentos demasiado marcados.  Por un lado esta el acento andaluz que es bastante pronunciado. Muchas palabras son cortadas a la mitad o les faltan algunas letras.  A esto hay que sumarle la rapidez con la que hablan, y  por el otro lado esta el acento vasco, lleno de palabras en euskera e igualmente rápido.  El resultado es una comedia en la que uno termina riendose más del hablado, que de la situación.

Aunque no es la mejor comedia, si es una película bastante divertida y una vez uno llega a acostumbrarse al acento, resulta ser una historia sencilla, pero muy bien contada. Por último hay que resaltar las locaciones en las que se sitúa .  No solo la arquitectura de Andalucía, sino también los paisajes del País Vasco,  hacen que a uno le den ganas de ir y conocer España a profundidad.

Comentarios