¿Por qué el porno tuvo una edad dorada?


Julio 22, 2013

¿Qué tiene de fantástico el cine porno de los setentas? ¿Por qué se le llama la “edad dorada”? Con frecuencia me lo pregunto. Y supongo que tal vez es por su naturalidad, y con naturalidad me refiero a cuerpos esculpidos por nuestro diosito y no por el cirujano, o también por ese respeto hacia el terciopelo púbico. Ya que por todo lo demás la pornografía siempre ha sido fantasía: hombres que semejan ser enrazados con algún animal mitológico superdotado y mujeres que al parecer, en su vida pasada fueron contorsionistas o que bien podrían trabajar para El Circo del Sol.

Para empezar estamos en la década de la música disco, las drogas, la revolución femenina, Andy Warhol, los pinitos de Pablo Escobar, Spiderman, Led Zeppelin, Lou Ferigno y Bon Scott. En estos años se consagraron las leyendas del cine X, no hay registros de nombres míticos antes de esta era. Hay algunas raíces en los sesenta, pero de ahí hacia atrás solo existen tímidas filmaciones de encuentros sexuales, gente follando en unos divertidos dieciséis cuadros por segundo. Nada con el júbilo y el sudor que caracterizaría las grandes producciones.

En este contexto nace la película X más famosa de la historia: Garganta Profunda una historia en donde luego de ir al médico, una chica se entera de que tiene el clítoris en la garganta. Por lo demás, nos podemos imaginar que la joven no intentara alcanzar el orgasmo únicamente tosiendo. Fue protagonizada por Linda Lovelace, mujer de vida escandalosa que luego se convirtió en una católica activista antipornografía (y de quién existe una película biográfica). También tenemos a la recientemente fallecida Sylvia Kristel. Antes de cualquier reproche, sí yo sé, Emmanuelle no entra en lo que podría llamarse XXX en mayúsculas. Pero hay que reconocer su aporte en la industria de filmes con contenido sexual. Y dentro del talento masculino, está el desproporcionado John Holmes, hombre de vida desordenada, que fué muy famoso por sus muchos centímetros de dotación. Val Kilmer da vida a este señor en la película Wonderland, cinta que deja ver sus líos con las drogas, con matones y con la ley.

f93a810ae7a02a5b971fc110-l Foto: Ron Jeremy y John Holmes

Para mí, los dos referentes cinematográficos para instruirse en el tema son: Boogie Nights de Paul Thomas Anderson y The People VS Larry Flynt de Milos Forman. La primera, nos cuenta la vida de Dirk Diggler (Mark Wahlberg), un famoso actor con un miembro gigante, que vive una montaña rusa llena de subidas y bajadas en su profesión. Hay que destacar que la película conto con asesoría del elástico Ron Jeremy, y tiene la aparición de una famosa actriz del género. La segunda, es acerca de Larry Flynt (Woody Harrelson) creador de la revista Hustler, una de las publicaciones para adultos más famosas en norteamérica. Film biográfico donde vemos las peripecias de este hombre para seguir adelante con su emporio sexual, enfrentando todos los obstáculos que le impone una sociedad moralista, como lo es la estadounidense.

Boogie_Nights_movie_image Foto: Boogie Nights 18865972 Foto: The People VS Larry Flynt

Ahora, yo pensaría que la edad dorada del porno fue con la llegada del internet. Los fieles consumidores ya no tienen que salir de sus casas, a un solo clic se obtienen los contenidos más variopintos en lo que a sexo se refiere. Pero es todo lo contrario, ya nos lo advierte un conocido video de la agrupación Justice, “Internet kill the video stars”, o su referente directo The Boggles con su canción “Video kill the radio stars”. La revolución de la videocinta en los ochentas cambio todo, así como cualquier cosa que se invente en lo que a medios de consumo se refiere. Para no irnos tan lejos, un conocido ejemplo de este fenómeno es MTV ¿Para qué videoclips si el grueso del público ahora puede tener acceso a miles de videos en Youtube? ¿Quiénes son los que se quejan de que el canal es de contenido vacío y nada músical? Pues los que crecimos con el antes de la era de la web. A las nuevas generaciones no les importa, porque para eso tienen una red social donde encuentran el video que quieren.

Eso mismo sucedió en el inicio de los ochentas con la llegada del Betamax y el VHS, la realización de filmes pornográficos se masifico. Ya no era necesario ir a un cinema clandestino para disfrutarlo. La producción de filmes sexuales dejo de ser exclusiva de los más acaudalados y “talentosos” directores.  Ahora muchos entusiastas podían hacer sus películas con la esperanza de llegar a todos los hogares y recuperar su inversión, ya no dependían de ese filtro de élite que eran las salas de cine X. “Porn video kill the cinema porn stars”.

Finalmente, el título de “los años dorados” es algo meramente nostálgico, aplica el famoso dicho de “todo tiempo pasado fue mejor”. Ya que, si bien la pornografía actualmente es mucho más seca y frívola (en lo personal si me ponen a escoger entre lo clásico y lo moderno, me quedo con lo primero, me hace sentir más culto. Aunque sí, yo también sé que lo último que se necesita para ver pornografía es cultura), los contenidos siempre serán los mismos, el porno es porno donde sea y cuando sea.

Comentarios