Proyecto 43, un buen reparto no hace una buena película


Junio 11, 2013

Hay diferentes razones para verse una película.  Ya sea que el director es  bueno, o que uno se ha visto todas las películas de la serie (y quiere ver si la quinta entrega es tan buena como la tercera) o simplemente por los actores. No hay razones malas para ver una película. Proyecto 43 cuenta con uno de esos repartos que hace que uno se interese por verla, así sepa que va a ser mala.

Pero nada lo puede preparar a uno para ver semejante abominación al séptimo arte. Simplemente es una de las peores películas que he visto (peor aún que Duro de Matar 5 y After Party, The movie).  Poner a actores serios a interpretar segmentos cómicos es algo que Saturday Night Live ha hecho desde hace más de 20 años.  La clave del éxito de este programa es que los escritores hacen un trabajo excelente, y aunque la producción no sea multimillonaria, todas las actuaciones tanto del reparto original del programa como de los actores invitados se mezclan para lograr un programa que de verdad hace reír y entretener.

En Proyecto 43 la premisa es el mal gusto: desde Hugh Jackman con un par de testículos en el cuello, hasta Halle Berry mostrando unos enormes senos operados, pasando por montones y montones de estiércol, chistes de sanitario y una que otra escena de incesto.  Todo esto sin mencionar una mediocre historia que pretende conectar todos los segmentos en el que un par de amigos tratan de hacerle una broma al hermano menor de uno de ellos, un experto hacker.  Con la intención de distraerlo mientras navegan sitios porno para que su computador se infecte con algún virus, los dos amigos le piden que busque una tal “Película 43”, supuestamente la película mas peligrosa del mundo.  El niño navega entonces por los rincones mas oscuros de internet en busca de la película, llegando incluso a hacer uso de un microondas con un montón de circuitos conectados para darle mas poder al computador.  Pero esto no es suficientemente ridículo, asi que recurren a la mafia rusa y japonesa para lograr encontrar la “Película 43”.

La leyenda dice que George Clooney le da 9 dólares a cualquiera que diga que pagó la boleta para ver Batman y Robin.  Me pregunto si todos los actores que trabajaron en esta pobre excusa para una película reembolsarán a cada uno de los que pagaron para verla. Si es así, es mejor que empiecen a buscar un buen proyecto para trabajar pronto, por que ciertamente se van a quedar sin dinero suficiente para recompensar a todos los incautos que pensaron que Proyecto 43 sería una buena opción para pasar el tiempo.

Comentarios