Snowpiercer: La última esperanza del mundo es un tren


abril 1, 2014

Matrix fue una de las franquicias de ciencia ficción más exitosas de todos los tiempos. La primera película fue espectacular hasta el momento en que Neo sale volando y estropea todo lo que se había logrado en la hora y media que le precedió.  Pero la historia del mundo post-apocalíptico y del héroe que debe conocer a su creador es algo que ya se ha visto mucho en cine. Ahora, el problema no es cuántas veces se repita la misma historia, sino cómo se cuente.

Y algo que hace muy bien Snowpiercer es contar esa misma historia.  En el año 2014 las naciones del mundo deciden esparcir un químico en la atmósfera para revertir los efectos del calentamiento global. Todos creen que es la solución, pero el resultado es que el mundo se congela y todo el mundo se muere. Los pocos humanos que quedan terminan subiendose a un tren que anda sin frenar a toda velocidad alrededor del mundo.  La historia empieza 18 años después de ese evento cuando Curtis (Chris Evans) decide liderar la rebelión de la parte trasera del tren para llegar hasta la parte de adelante, donde viven los más ricos y poderosos y donde esta el motor del tren.  Básicamente el que controle el motor, controla el tren y por lo tanto, controla la humanidad y el mundo.

La rebelión de Curtis es sangrienta. Con la ayuda de Namgoong Minsu (Kang-ho Song) y su hija Yona (Ah-sung Ko) logran abrir puerta tras puerta del tren para lograr llegar a su objetivo.

Esta es definitivamente una de las mejores películas de ciencia ficción que he visto en los últimos años. La historia es la misma que Matrix, Wall-E y otras miles de películas que se han hecho antes, pero como dije antes, el problema en este caso no es la historia sino la manera en se cuenta, y en este caso el resultado es mas que bueno.  Chris Evans definitivamente entrega una de sus mejores (si no la mejor) actuaciones de su carrera y junto con Tilda Swinton logran llevar la película por un camino que no es para nada aburrido.  Por lo contrario, son dos horas de pura acción y ciencia ficción clásica que tanta falta hace en el cine moderno.

Recomendada la actuación de Kang-ho Song, uno de los mejores actores que tiene Corea en el momento. Los efectos especiales no son lo mejor, pero creo que precisamente esa es una de las cosas que hacen que la película se sienta mas autentica; nada pretenciosa.

Altamente recomendada, si la pueden conseguir en torrents, cuevana, netflix o en cine

Comentarios