The Act of Killing


Septiembre 3, 2013

En 1965 en Indonesia el gobierno fue tomado por los militares.  Se inició entonces una cacería a los comunistas que resultó en la muerte de mas de 2’500.000 de personas.  No importa si eran comunistas, si había solo una leve sospecha o simplemente por ser chinos,  estas personas fueron eliminadas sin piedad. Para lograr esto, el gobierno buscó apoyo de fuerzas paramilitares y de gobiernos occidentales.

Después de estas matanzas, muchos de los responsables siguieron en el poder y como resultado de sus crímenes, se convirtieron en millonarios. Algunos de ellos siguen aun en el poder, orgullosos de sus actos y mas que dispuestos a relatar su historia.

El director Joshua Oppenheimer entrevista a estas personas y les pide que re-actúen algunas de estas historias para una película usando cualquier técnica que quieran incluyendo Thrillers clásicos de Hollywood y  musicales. Entre ellos se encuentra Anwar Congo, un hombre que mató personalmente a mas de 1000 personas.  El se encontraba entre estos gánster que solían revender boletas de cine, y de un momento a otro terminan liderando estos escuadrones de la muerte que extorsionaban y mataban a quien no estuviera dispuesto a pagarles.

Los documentales son ese genero a veces olvidado que nos relata verdades que muchas veces no queremos conocer. Muchos están hechos precisamente para impactar al espectador y eso es lo que los hace realmente interesantes: uno termina aprendiendo algo que antes no conocía de una manera que es difícil de olvidar.

Y este no es un documental fácil de ver. Aunque uno sabe que lo que esta viendo es una actuación, no se puede evitar pensar en que esto de verdad pasó y que esta gente de verdad hizo atrocidades y verdaderos crímenes contra la humanidad.

Oppenheimer logra su objetivo al dar a conocer al mundo a estos personajes que, desafortunadamente “ganaron” en esta situación y que, como ellos dicen sin ningún tipo de remordimiento, terminaron escribiendo la historia. Pero todo esto tiene un desenlace y el segundo objetivo del director es finalmente alcanzado.

Como dije antes, esta no es  una película fácil de ver, no solo por que es hablada en Indonesio, sino por su duración de un poco mas de dos horas. Pero definitivamente vale la pena verla y conocer una historia que es muy poco conocida por todos.

Comentarios