Tweet Casting


Septiembre 11, 2013

Hace unas semanas se anunció que Ben Affleck (Argo) interpretaría a Batman en la secuela de Man of Steel que se estrenará en el 2015 y las redes sociales estallaron. Memes, posts, tweets y videos nacieron con rapidez criticando la decisión de Warner. Días después el fenómeno se repitió con el anuncio de Charlie Hunnam (Pacific Rim) como protagonista de la película basada en el bestseller Fifty Shades of Grey (Cincuenta Sombras de Grey).

Charlie Hunnam

Las redes sociales han permitido que cada individuo sea un crítico, que su voz sea escuchada por todo el mundo incluyendo a los estudios. Productores alrededor del mundo pueden ver en tiempo real la reacción de su futuro público. La pregunta es ¿Deben tomar decisiones basados en esa información?

No es un secreto que una película es en gran parte un concurso de popularidad, especialmente con el ascenso de la popularidad de películas basadas en cómics, remakes de clásicos queridos ó inspiradas en libros con una base de fanáticos bien establecida. Realizar una película se convierte en un juego de malabares en el que hay que lograr balancear el fan service, los valores de producción y la visión del director.

Muchas decisiones de casting han sido criticadas por fans a priori, especialmente famoso es el caso de Heath Ledger como El Guasón ó Michael Keaton como Batman. En el primer caso la decisión del director resultó ser la mejor mientras que en el segundo caso aún hay gente que reprocha la elección de Tim Burton (a mi en particular me sigue pareciendo un Batman genial).

1287441398_2698_scr1

Al otro lado del espectro hay grandes fracasos de casting como Vince Vaughn en el remake de Psycho, una decisión que fue criticada a posteriori y fuertemente reprochada después de que la película fue estrenada.

Producciones como Guardians of the Galaxy, parte del universo cinematográfico de Marvel y que conectará con Avengers 2 tienen que lidiar con este problema más que cualquiera. Recientemente anunciaron a Bradley Cooper y a Vin Diesel como parte del reparto, ambos para las voces de personajes que serán generados por computadora y que tienen gran acogida entre los fanáticos de los cómics, Rocket Racoon y Groot respectivamente. La producción se enfrentó al lío de encontrar a un actor con personalidad, que no eclipsara al personaje pero que al tiempo fuera aceptado por los fans. El casting fue largo y en el participaron actores de doblaje, de dibujos animados y algunas estrellas de cine.

Por supuesto, tras el anuncio la crítica no se hizo esperar, se ha dicho que la voz de los actores podría opacar al personaje, que la personalidad de los actores no corresponde con los personajes, etc.

415

Así que volvemos a la cuestión ¿Qué tanta atención deberían prestarle los productores a las reacciones de casting en redes sociales? Mi opinión es: ninguna. Cada producción tiene varios filtros para garantizar que la elección de actores sea óptima, empezando por el director o directora, pasando por los productores y terminando con el director o directora de casting. No es gratuito que esta última profesión exista, un mal casting es fatal para una cinta, pero la responsabilidad debe recaer sobre esta persona, no sobre los fans que saben de pasiones, pero no de las características de la producción.

Twitter y otras redes sociales son una forma fantástica de compartir la opinión personal con el mundo, pero no debemos esperar que esto afecte la producción de una película. Quizá en dos años estemos confirmando que Ben Affleck fue un pésimo Batman, pero será la culpa del equipo de producción y no por haber hecho oídos sordos de los gritos virtuales, sino por una serie de decisiones complejas que llevaron al anuncio de que ese actor en particular interpretaría a ese personaje específico. Si en cambio Affleck resulta ser un gran Batman, bueno, seguro habrá menos gritos.

BSUhL6OCUAAYbk_

Comentarios