X-Men: Días del Futuro Pasado


mayo 24, 2014

En el año 2000 Bryan Singer resucitó el género de películas basadas en cómics que agonizaba desde el fracaso que fue Batman & Robin (Joel Schumacher, 1997). Lo que en su momento fue una propuesta arriesgada dio como fruto no solo una buena película sino una secuela excelente. Pero entonces Singer se retiró de la franquicia de mutantes para dirigir Superman Regresa (Superman Returns, 2006) y la trilogía tuvo un terrible final en manos de Brett Ratner con X-men 3 – La batalla final (X-Men: The Last Stand, 2006). Lo que siguió para los hombres X fueron películas que iban desde lo bueno (X-Men: First Class, 2011) hasta lo pésimo (X-Men Origins: Wolverine, 2009), nunca logrando el nivel de X-Men 2 (X2, 2003). Hasta ahora.

X-Men: Días del Futuro Pasado (X-Men: Days of Future Past) marca el retorno de Bryan Singer a la franquicia y se nota desde los créditos iniciales con la música de John Ottman rindiéndole tributo a las piezas que creara Michael Kamen para la primera película. De cierta manera esta cinta se siente al tiempo moderna y nostálgica, lo cual es temáticamente correcto dada la trama de esta aventura.

X-Men-Days-of-Future-Past-Trailer-Cerebro-Door

En Días del Futuro Pasado participan tanto el casting de la trilogía original como el de X-Men: Primera Generación (X-Men: First Class, Matthew Vaughn, 2011) en una historia que gira alrededor de los viajes en el tiempo. Esta ambiciosa idea se basa en una trama publicada originalmente en los números 141 y 142 del cómic Uncanny X-Men y fue seleccionada pues el elemento de viajes en el tiempo permitía corregir los errores de continuidad que algunas de las películas Post-Singer habían creado al tiempo que permitía servir de secuela para la exitosa Primera Generación (De manera que aún existe la esperanza de que podamos ver una interpretación decente de Fénix).

La película comienza en el futuro, donde un grupo de mutantes representa la última resistencia contra un ejército de robots altamente avanzados llamados Centinelas que han diezmado la población mundial. En medio de ese Apocalipsis el Profesor Charles Xavier (Patrick Stewart), Magneto (Ian McKellen) y Tormenta (Halle Berry) deciden que la única manera de acabar con la guerra es enviando la conciencia de Guepardo (Hugh Jackman) al pasado con ayuda de los poderes de Kitty Pride (Ellen Page) para prevenir los eventos que desencadenarían la creación de los Centinelas.

20140524-073338 a.m.-27218610.jpg

Es en el pasado que ocurre la mayor parte de la película, aquí Logan (Guepardo) tendrá que reunir a las versiones jóvenes de los protagonistas (James McAvoy como el Profesor X, Michael Fassbender como Magneto, Jennifer Lawrence como Mystique y Nicholas Hoult como Bestia) y convencerlos de unírsele en la empresa de cambiar el futuro, para ello tendrá que obligar a cada uno a enfrentar sus demonios personales. Singer se esfuerza por darle un tono particular a cada escenario, el futuro es oscuro y pesado, el pasado es colorido y esta adornado con tomas filmadas en cámaras caseras dándole a veces un tono casi documental.

El peso interpretativo es cargado por los actores jóvenes pero es Hugh Jackman quien brilla, sirviendo como hiló conductor entre los dos periodos y enlazando al resto del casting. Lawrence, McAvoy y el siempre genial Fassbender son de nuevo espectaculares, pero el show se lo roba Evan Peters como Quicksilver, el miembro más nuevo del grupo y uno que logra no sólo tener un carisma arrollador sino la que probablemente sea la mejor escena de la película.

20140524-074230 a.m.-27750886.jpg

El villano en esta ocasión es Bolivar Trask, el creador de los Centinelas, interpretado por el increíblemente talentoso Peter Dinklage a quien probablemente recuerden por su papel como Tyrion Lannister en la serie de HBO Game of Thrones. Dinklage logra un villano con más profundidad de la que se adivina en un primer vistazo, un hombre que realmente cree que esta actuando en el mejor interés de la humanidad pero que es incapaz de ver el panorama cegado por su propio ego.

Tantos personajes y una trama que implica viajes en el tiempo, un tema tradicionalmente confuso, podrían jugar en contra de la cinta, sin embargo Singer logra construir una narrativa coherente en la que es fácil sumergirse y en la que cada personaje tiene algo que hacer sin que se sienta forzada la presencia de ninguno. El desarrollo de la historia logra sentirse urgente, pero no apresurado dejando tiempo para algunas muy buenas secuencias de acción e incluso para una cantidad sorpresivamente grande de detalles ocultos para los fanáticos de los X-Men.

Visualmente es tan buena como podría esperarse de una producción de tan alto presupuesto, la fotografía y el diseño de escenarios están construidos con maestría, especialmente en las secuencias que se llevan a cabo en los setentas. Como de costumbre recomiendo saltarse el 3D que fue hecho en post producción y le resta color y brillo a la experiencia.

x-men-days-of-future-past-df-04508_rgb

En Conclusión

X-Men: Días del Futuro Pasado se pone al lado de Avengers como una de las películas representativas del género de cine basado en cómics, es una aventura que no sólo logra atrapar al espectador por poco más de dos horas sino que promete enmendar el error que fueron las películas más malas de la franquicia. El grupo de súper héroes liderado por el profesor X parece más vivo que nunca en la gran pantalla, evidencia de ello es el final de la película que resulta tan satisfactorio que seguro los dejará con una sonrisa en el rostro.

Nota: Esta película tiene escena post créditos. Hay que esperar hasta el final de la secuencia completa para una escena dirigida a quienes están familiarizados con las historias del cómic o la serie animada.

Comentarios